Metilprednisolona

Glucocorticoide de administración sistémica (oral, intramuscular o endovenosa) o tópca con acción antinflamatoria y/o inmunosupresora.


USO CLÍNICO

     •Enfermedades reumáticas: Artritis reumatoide, espondilitis anquilosante, vasculitis, Lupus (nefritis lúpica), polimiositis y dermatomiositis. (A)
     •Enfermedades gastrointestinales: Colitis ulcerosa, enfermedad de Crohn, enfermedades hepáticas como hepatitis autoinmune. (A)
     •Enfermedades bronquiales y pulmonares: Asma bronquial, neumonía por pneumocystis, sarcoidosis. (A)
     •Reacciones alérgicas graves. (A)
     •Enfermedades hematológicas: Enfermedad de injerto contra el huésped, anemia hemolítica adquirida, púrpura trombocitopenia idiopática. (A)
     •Enfermedades renales: síndrome nefrótico, glomerulonefritis. (A)
     •Enfermedades dermatológicas: Urticaria, eczema severo y pénfigo. (A)
     •Por su acción sobre la respuesta inmunitaria, como tratamiento inmunosupresor en trasplantes. (A)
     •Como coadyuvante en tratamiento con agentes citostáticos o radioterapia. (A)
     •Enfermedades sistema nervioso central: brote esclerosis múltiple, neuritis óptica. (A)
     •Lesión traumática de la medula espinal. (A)

DOSIS Y PAUTAS DE ADMINISTRACIÓN

Ajustar las dosis dependiendo de la respuesta del paciente y la entidad a tratar. Administrar la mínima dosis posible que permita controlar la situación, disminuir la dosis gradualmente lo antes posible. En situaciones graves se necesitará administración endovenosa.


Las dosis descritas no son estrictamente las de la ficha técnica del fármaco pero son las dosis de uso común en la población pediátrica.




Asma

Crisis aguda

Niños < 12 años:

     •Oral: 1-2 mg/kg/día divididos en 1-2 dosis diarias durante 3-10 días (máximo 60 mg/día); continuar el tratamiento hasta resolución de los síntomas y/o alcanzar un volumen espiratorio máximo 80% del predeterminado.
     •Endovenosa: 1-2 mg/kg/día dividida en 2 dosis (máximo 60 mg/día); continuar el tratamiento hasta resolución de los síntomas y/o alcanzar un volumen espiratorio máximo 80% del predeterminado.

Niños >12 años y adolescentes:

     •Oral: 40-60 mg/día divididos en 1-2 dosis diarias para 3-10 días; continuar el tratamiento hasta resolución de los síntomas y/o alcanzar un volumen espiratorio máximo 70% del predeterminado.
     •Endovenosa: 40-80 mg/día dividida en 1-2 dosis hasta alcanzar un volumen espiratorio máximo 70% del predeterminado.

En estatus asmático

Administración endovenosa 2 mg/kg/dosis, después 0.5-1 mg/kg/dosis cada 6 horas.


Tratamiento de mantenimiento en asma

     • < 12 años: Oral 0,25- 2 mg/kg/día por la mañana (máxima dosis al día 60 mg/día).
     • >12 años: oral 7.5-60 mg al día una dosis por la mañana hasta control de los síntomas.

Antiinflamatorio o inmunosupresor

Iniciar tratamiento a estas dosis y consensuar en función de la evolución con el especialista.

     •Oral o i.m o ev: 0.5-1.7 mg/kg/día o 5-25 mg/m2/día dividida en dosis cada 6-12 horas.
     •Terapia en bolus: 15-30 mg/kg/día una vez al día por 3 días (dosis máximo 1000 mg).

Nefritis lúpica

NOTA: Consensuar con el especialista.

     •Terapia en bolus de alta dosis: 30 mg/kg/dosis o 600-1000 mg/m2/dosis una vez al día durante 3 días (dosis máxima 1000 mg).

Lesión traumática de la médula espinal

No indicado de forma rutinaria porque no hay suficiente evidencia científica; además, no utilizar después de pasadas 8 horas del traumatismo.

     •Niños o adolescentes si se inicia antes de 3 horas: 30 mg/kg endovenoso a pasar en 15 minutos seguido de una BIC de 5.4 mg/kg/hora durante 23 horas.
     •Niños y adolescentes si se inicia entre 3-8 horas post-traumatismo: Misma dosis pero mantener BIC durante 48 horas.

Neumonía necrotizante por Pneumocystis (en infecciones moderada-severas)

Iniciar la terapia durante las primeras 72 horas del diagnóstico si es posible.

     •Niños-Escolares: Administración endovenosa 1mg/kg/dosis cada 6 horas. Consensuar posteriormente pauta a proseguir con el especialista.
     •Adolescentes: Endovenoso: 30 mg 2 veces al día. Consensuar posteriormente pauta a proseguir con el especialista.

Enfermedad injerto contra el huesped forma aguda

     •Endovenoso: 1-2 mg/kg/dosis 1 vez al día. Proseguir con el tratamiento de forma consensuada con el especialista.

CONTRAINDICACIONES

     •Hipersensibilidad a la metilprednisolona y/o alguno de los excipientes.
     •Infección sistémica fúngica (excepto inyecciones intrarticulares en zonas localizadas).
     •Administración intratecal.
     •No administrar vacunas virus vivos atenuados si se encuentra en terapia con corticoides a dosis inmunosupresoras.
     •En prematuros, no se pueden administrar formulaciones con benzoilo.
     •En Purpura trombocitopenia idiopática no administrar intramuscular.

PRECAUCIONES

     •Evitar usar dosis mayores a las recomendadas.
     •Debe usarse con extrema precaución en pacientes con Tuberculosis respiratoria o con infecciones sistémicas no tratadas.
     •Usar con precaución en pacientes con: hipertensión, fallo cardíaco, disfunción renal; se ha visto que el uso prolongado está asociado a retención de líquidos e hipertensión.
     •Usar con precaución en pacientes con problemas gastrointestinales (diverticulitis, ulcera péptica o colitis ulcerosa) por riesgo de perforación.
     •En pacientes con miastenia gravis, se ha visto empeoramiento de los síntomas al inicio del tratamiento con glucocorticoides.
     •En pacientes con problemas hepáticos (incluyendo cirrosis) se asocia a retención de líquidos.
     •Puede relacionarse con miocardiopatía hipertrófica en neonatos.
     •Usar con precaución en pacientes con diabetes porque altera la regulación de la glucosa, dando lugar a hiperglicemias.
     •Usar con precaución en pacientes con cataratas porque aumenta la presión intraocular; realizar exámenes rutinarios oftalmológicos.
     •Usar con precaución en pacientes con convulsiones; se han visto asociadas a crisis adrenales.
     •En pacientes con disfunción tiroidea, se precisa dosis ajustadas; el metabolismo glucocorticoide aumenta en hipertiroidismo y disminuye en hipotiroidismo.
     •El uso prolongado de corticoides se ha visto asociado al desarrollo de sarcoma de Kaposi; si se da lugar considerar suspender la terapia.
     •Usar con precaución en pacientes con tendencias tromboembolicas o tromboflebitis.
     •Evitar la inyección en zonas infectadas.
     •La respuesta de vacunas inactivadas no se puede predecir en pacientes con dosis inmunosupresoras de corticoides.
     •El uso sistémico, no está recomendado para el tratamiento de neuritis óptica ya que aumenta el riesgo a ocurrir nuevos episodios.

INTERACCIONES FARMACOLÓGICAS

La administración de metilprednisolona puede afectar a la acción de los siguientes fármacos:

     •Anfotericina B: posible aumento de la hipopotasemia. Vigilar los niveles plasmáticos de potasio.
     •Anticoagulantes orales: posible aumento o reducción del efecto anticoagulante. Control de los índices de coagulación.
     •Anticolinesterasa (neostigmina, piridostigmina): descritos casos de antagonismo del efecto de los anticolinesterasa, con depresión muscular. Los efectos no revirtieron con inhibidores de la acetilcolinesterasa. Algunos casos necesitaron ventilación mecánica. A pesar de la interacción, se han utilizado con éxito en miastenia grave. La terapia alternativa con prednisona parece segura.
     •Antidiabéticos: los glucocorticoides pueden aumentar los niveles de glucosa. Vigilar y ajustar dosis
     •Antiinflamatorios no esteroideos (indometacina) y alcohol: posible aumento en la incidencia o incremento de la gravedad de úlceras gastroduodenales.
     •Ciclosporina: Posible reducción del metabolismo hepático del corticoide. Estudios similares han evidenciado un aumento de las concentraciones plasmáticas mínimas de ciclosporina. Hay evidencias clínicas de convulsiones en pacientes sometidos a trasplante de médula ósea tratados con metilprednisolona. También se ha observado un aumento de la incidencia de hiperglucemia y diabetes en pacientes sometidos a trasplante renal. La asociación de corticoides y ciclosporina es muy frecuente. Se deben vigilar posibles signos de toxicidad.
     •Claritromicina, eritromicina: considerable aumento de las concentraciones plasmáticas de metilprednisolona.
     •Diltiazem: aumento de los niveles plasmáticos de metilprednisolona con posible potenciación de su efecto y/o toxicidad.
     •Diuréticos eliminadores de potasio: posible potenciación de la toxicidad por aumento de la hipopotasemia. Vigilar los niveles plasmáticos de potasio.
     •Estrógenos, anticonceptivos orales: posible potenciación del efecto y/o toxicidad de los corticoides por una inhibición de su metabolismo hepático. Vigilancia clínica, sobre todo durante el periodo de reducción de la dosis del corticoide.
     •Glucósidos cardiotónicos: Riesgo de hipokalemia con aumento de la toxicidad cardiaca. Se debe vigilar al paciente.
     •Inductores enzimáticos (carbamazepina, antiepilépticos como fenitoína, fenobarbital o primidona, rifampicina, rifabutina): algunos corticoides son metabolizados por el CYP3A4, por lo que los inductores enzimáticos pueden disminuir los niveles plasmáticos de corticoide.
     •Inhibidores enzimáticos (ketoconazol): posible aumento de las concentraciones plasmáticas de corticoide.
     •Resinas de intercambio iónico (colestiramina, colestipol): posible disminución la absorción oral del corticoide. Se debe vigilar al paciente.
     •Salicilatos: posible disminución de las concentraciones de salicilato, con pérdida de actividad, por posible aumento de su eliminación. La asociación conjunta de ambos fármacos puede aumentar la incidencia de úlcera gástrica o hemorragia intestinal. Se debe vigilar al paciente.
     •Teofilina: posible alteración de la acción farmacológica de ambos fármacos.
     •Toxoides y vacunas: los corticoides disminuyen la respuesta inmunológica a vacunas y toxoides, también promueven la replicación de los gérmenes de las vacunas vivas atenuadas. La vacunación rutinaria debiera ser diferida en pacientes tratados con corticoides. Si no fuera posible, se aconseja realizar pruebas serológicas para conocer la respuesta inmunológica. La inmunización puede llevarse a cabo en caso de terapia de reemplazo.

EFECTOS SECUNDARIOS

Endocrino-metabólicos: Supresión del eje hipotálamo-hipófisis-suprarrenal, retraso del crecimiento, irregularidades menstruales en adolescentes, obesidad, intolerancia a la glucosa, coma hiperosmolar.

Cardiovasculares y renales: Retención de sodio y agua, alcalosis hipopotasemica e hipertensión.

Gastrointestinales: úlcus péptico, pancreatitis, perforación intestinal.

Musculo esqueléticos: Miopatía, osteoporosis, necrosis avascular.

Cutáneos: Púrpura, estrías, acné, hirsutismo, atrofia cutánea, retraso de la cicatrización de las heridas.

Oculares: Cataratas subscapulares posteriores, glaucoma.

Sistema nervioso central: Alteraciones psiquiátricas, pseudotumor cerebral, convulsiones y vértigo.

Disminución de la respuesta inmune.


DATOS FARMACÉUTICOS

Excipientes

Algunas presentaciones comerciales contienen benzoilo y otras pueden contener lactosa.

Forma de administración

Para solución inyectable reconstituir el vial con el disolvente que acompaña a la presentación. Los comprimidos serán ingeridos sin masticar, durante o inmediatamente después de una comida. Se recomienda tomar la dosis total diaria por la mañana.

Presentaciones comerciales. Las presentaciones disponibles en España pueden consultarse online en el Centro de Información de Medicamentos de la AEMPS (CIMA), http://www.aemps.gob.es/cima , y en http://pediamecum.es en el enlace Presentaciones correspondiente a cada ficha.


BIBLIOGRAFÍA

     •Fichas técnicas del Centro de Información online de Medicamentos de la AEMPS-CIMA. Madrid- España: Agencia española de medicamentos y productos sanitarios (AEMPS). Disponible en:
http://www.aemps.gob.es/cima/fichasTecnicas.do?metodo=detalleForm
     •Apodaste (Pediátrica droga Información). Disponible en: www.uptodate.com
     •M. B. Fernández, editor. Vademecum internacional, guía farmacológica. 12ª edición. España: UBM Medica; 2012.
     •Taketomo CK, Hodding JH, Kraus DM,. Pediatric and Neonatal Dosage Handbook. 18th ed. American Pharmacists Association, editor. Hudson (OH): Lexi Comp; 2010.
.

Fecha de actualización: Junio 2016.


La información disponible en cada una de las fichas del Pediamécum ha sido revisada por el Comité de Medicamentos de la Asociación Española de Pediatría y se sustenta en la bibliografía citada. Estas fichas no deben sustituir en ningún caso a las aprobadas para cada medicamento por la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS) o la Agencia Europea del Medicamento (EMA).

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideraremos que acepta su uso. Puede consultar nuestra política de cookies

ACEPTAR