Sobre el riesgo de arritmias graves asociadas al uso de azitromicina

La revista Pharmacy & Therapeutic ha descrito recientemente la muerte de una niña de 12 años a los cuatro días de tratamiento con azitromicina, prescrita para tratar una otitis bilateral y una sinusitis.

Tanto el médico como el farmacéutico desconocían que la niña estaba diagnosticada de un síndrome congénito de QT largo. Ante la alarma suscitada (que sigue a un comunicado de la FDA en 2013), el Comite de Medicamentos de AEP ha emitido un  informe técnico.

Según el Comité, es importante transmitir un mensaje de tranquilidad a todos los facultativos que prescriben azitromicina a niños. “Las patologías que, según la FDA, podrían aumentar el riesgo de desarrollar una arritmia grave son muy infrecuentes en la población pediátrica. Por ello, no parece indicado ni apropiado, en ningún caso, la realización previa de electrocardiogramas en niños para detectar alteraciones del intervalo QT antes de plantear un tratamiento con azitromicina, que se debe seguir utilizando con las mismas indicaciones y dosis que las reflejadas en su ficha técnica autorizada y en nuestro Pediamécum, y con las mismas precauciones que ya estaban previamente descritas en nuestro país en todos los macrólidos”.

Así mismo, y aunque el desarrollo de arritmias es poco frecuente en población pediátrica, el CM-AEP resalta la importancia de conocer la historia clínica del paciente, referida tanto a antecedentes patológicos como al tratamiento concomitante, y considerar otro antibiótico alternativo a los macrólidos en niños con prolongación del intervalo QT documentada o congénita.

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web y mejorar nuestros servicios. Si continúa navegando, consideraremos que acepta su uso. Puede consultar nuestra política de cookies

ACEPTAR